jueves, 7 de febrero de 2008

CUENTA PENDIENTE

Cuando veo a esta mujer, su energía, su alegría, su aparente despreocupación; cuando hablamos y las cosas que me torturan en ella se vuelven simples, tranquilas hasta chistes por momentos no puedo dejar de sentir por ella una enorme admiración. Tengo todavía en mi una de las últimas veces que la vi. Parada en la fila para pagar la luz con Emi en brazos y cuando me vió llegar me regalo una sonrisa de esas que iluminan el rostro y la habitación. Y sentí culpa... bronca... envidia... Culpa de muchas tonterías, bronca de no poder hacer más y envidia de de su felicidad. Ultimamente no he podido dejar de pensar en esto, me veo y la veo, nos veo en el camino; el mismo por años, distintos hoy pero bastan solo dos palabras para volver a encontrarnos y darme cuenta que nunca nos separamos, nos alejamos de a ratos... pero poco, muy poco. Sería casi imposible poner en palabras todo lo que siento por ella, pero si definitivamente puedo decir que me embarga el cuerpo un sensación de tranquilidad cuando estamos juntas.
Este post también como muchos otros son cuentas pendientes, no se si lo lea, no se si algún día logre decirle esto, por ahora lo dejo aquí.


Para mi hermana todo mi amor.

Escucho: una nueva radio que descubri y que solo pasan jazz.. maravilloso!
Confieso: que estoy muy orgullosa de haber escrito este post.

2 comentarios:

g. dijo...

Divinas las tres: tu hermana, su hija y...vos.

flor dijo...

Para estas cosas es lindo crecer,por ej.; para reencontrarse con los hermanos, desde otro lugar.
Y reconocer tanto amor.

Sigo en L.P.,rehabilitandome.Besos